Realismo laboral.

La ilusión, el esfuerzo, la resiliencia y las ganas constantes de mejora son el cóctel perfecto para el éxito.

Pasión, sueño y profesión

     Lo primero es identificar esa actividad de la que tanto disfrutas, esa pasión a la que le dedicas cada momento libre que tienes, con la que te gusta pasar el tiempo. Tu elección. Cuando disfrutas tanto de algo puede aparecer ese deseo de dedicarte profesionalmente a ello, de enfocar tu carrera laboral hacia ahí, en esa dirección. Entonces aparece el sueño, ese en el que idealizamos dicha actividad y creemos que "Si puedo vivir de esto, todo será estupendo". No queremos decir que no pueda ser maravilloso pero, sí, que no por el hecho de que te apasione significa que vaya a ser extremadamente fácil ponerte a vivir de tu pasión. 



Encaminar la idea

     En primer lugar es importante valorar qué es exactamente lo que puedes ofrecer: un producto, un servicio. Materializarlo, ver cómo puedes hacer de tu pasión, esa entrada de dinero necesaria para poder dedicarte a ello.

     Una cosa necesaria dentro de este proceso es echar las cuentas de tus necesidades. Con este análisis sabrás cuánto necesitas ingresar mensualmente (por ejemplo) para poder realizar esta actividad laboral de manera única, sin tener otra aportación económica:

    • Gastos fijos mensuales.
    • Gastos variables mensuales.

     Otra cosa a tener en cuenta es qué necesitas para poner en marcha el proyecto. 

    • Inversión inicial necesaria.
      • Asesoramiento.
      • Materiales.
      • Personal.



Pasito a pasito

     Ante todo, ¡prepárate para disfrutar del camino con todo lo que venga! Las cosas buenas te sacarán sonrisas y las no tan buenas te proporcionarán aprendizajes. Ábrete a vivir experiencias, a aprender a diario, a crecer y mejorar, ¡pasito a pasito! 

     No hace falta lanzarse al vacío sin paracaídas, de hecho, no es una buena idea pues te llevará a sentir agobio y estrés y, pudiendo evitarlo, mejor ir pasito a pasito, controlando la situación. Primero surge la idea en tu cabeza, luego le das forma (producto o servicio), observas las necesidades (gastos e ingresos), estableces un plan estratégico...

     Puedes haber llegado a este punto de diferentes maneras pero es interesante y una buena forma de empezar tener un pequeño colchón económico, que te permita vivir unos seis meses sin entrada de dinero; pues al principio, la cosa dará más pérdidas que ganancias. Esto es algo que puede parecer obvio pero que, al mismo tiempo, queremos destacar pues a veces idealizamos tanto nuestro sueño que perdemos la perspectiva y olvidamos los gastos de la inversión inicial, por ejemplo. Incluso si te encuentras trabajando por cuenta ajena puedes llevar tu proyecto de manera paralela, al principio, para estar más segur@.

     Es recomendable también informarse mucho y bien de aquellas subvenciones a las que puedes acogerte pues hay opciones que pueden pasar desapercibidas (por no ser muy conocidas) y que, en realidad, igual son el "Click" que te falta para decidirte.

     Una vez que todo empieza a coger forma has de dedicarle tiempo y seguir valorando el camino hacia el que diriges tus pasos. También tendrás que establecer un horario laboral y diferenciarlo, claramente, del tiempo para actividades personales. Quizá al principio el proyecto demanda un poco más de atención pero, para que a largo plazo funcione, no puedes olvidarte de ti mism@ y volcarte en la totalidad en la marca/empresa porque sino te habrás engañado y no estarás content@ con el resultado.



Humildad

     Le vamos a dedicar un apartado específico a esto porque nos parece sumamente importante. 

     Es de vital importancia no creer que lo sabes todo. Cada persona tiene unas habilidades y conocimientos y es tan importante valorarse y reconocerse los méritos como saber entender que hay muchas otras cosas que son desconocidas para nosotr@s. Si en algo tienes dudas, si algo no sabes muy bien cómo hacerlo: pregunta, consulta e infórmate. Este punto es realmente básico para evitarte problemas graves y situaciones complicadas en el futuro. Hacer las cosas bien desde el principio, además de darte seguridad y tranquilidad, te evitará serios problemas. 

     Si quieres vivir de tu pasión, piensa que el hoy y el mañana están tan cerca que casi son la misma cosa; por ello, te recomendamos buscar los apoyos necesarios durante el camino, para que puedas disfrutar de tu sueño y que sea lo más parecido posible a lo que habías imaginado.



¡Cada persona es un mundo!

     Pero después de haber leído mil cosas al respecto, de haberte informado y haber valorado la opción, igual sientes que esto no es para ti; que prefieres seguir teniendo otra fuente de ingresos y dejar tu pasión únicamente como eso, la actividad que realizas en tu tiempo libre y que utilizas para desconectar de todo lo demás. 

     A veces nos presionamos demasiado y nos empeñamos en que algo "tiene que ser" pero, en realidad, las cosas han de ser como tú quieras que sean para ti. Quizá seas muy buen@ con el pincel y hagas unas obras maravillosas; puede que se te dé estupendamente escribir y crees historias impresionantes; tal vez seas brillante con las finanzas y hagas verdaderas filigranas con tus cuentas; pero eso no significa que sea a lo que quieres dedicar tus jornadas laborales, por mucho que las personas de tu alrededor puedan decírtelo. Así que te recomendamos, de corazón, que te escuches y que no hagas cosas que no quieres hacer. Es totalmente válida tu decisión. Además, tod@s necesitamos de tod@s y las personas que montan su empresa y/o marca, también quieren y necesitan personas con las que colaborar.



¡Cuéntanos!

     ¿Has vivido alguno de estos procesos? ¿Cuál ha sido tu experiencia? ¿Quieres empezar a crear tu futuro? ¿Te gusta más trabajar por cuenta ajena y dejar tu aficiones para el tiempo libre? Nos encantaría saber cómo has vivido, estás viviendo y te planteas vivir este proceso.



Recuerda que lo importante es encontrar bienestar en tus decisiones.


¡A volar!

0 0
Feed